LA ESCRITURA IDEOGRAMÁTICA ORIENTAL:

 

 

Estudio sobre los ideogramas de AIKIDO

 

 

 

 INTRODUCCIÓN

 

La escritura ideogramática china, exportada durante el siglo IV a Japón por intermediarios culturales coreanos, esta compuesta por más de cincuenta mil ideogramas, de los cuales tres mil son los de uso mas frecuente. Los ideogramas expresan ideas y conceptos, aunque hay caracteres que en su origen son pictogramas que esquematizan objetos concretos (p. ej. un árbol) o  fonogramas que indican voces (p. ej. un verbo). Estos ideogramas, según la historia sagrada china, fueron creados, hace mas de cinco mil años, por el emperador mítico Fu Xi, y con el paso de lo siglos se han ido estilizando, adaptando sus trazos a las diferentes épocas y modificando sutilmente su contenido.

 

Por tratarse de una escritura que se transmite con ideas, ha servido a diferentes pueblos orientales como vehículo de comunicación y expresión y, ¿por que no?, podría servir a cualquier comunidad para plasmar por escrito sus inquietudes y pensamientos. De cada ideograma o kanji (en japonés) podemos extraer mucha información, estudiando sus trazos y relacionándolos con el lenguaje simbólico universal que subyace en los sueños y tradiciones espirituales de todos los pueblos y civilizaciones de la Tierra.

 

Posiblemente desde que, según el mito bíblico, por desafiar a la fuerza del Cielo, en Babel, la humanidad perdió el lenguaje único universal que nos permitía una comunicación sin trabas, no ha existido otra escritura capaz de poder plasmar cualquier idea sin importar su origen. Alguien podría pensar también en los jeroglíficos egipcios, pero estos eran composiciones mixtas que utilizaban pictogramas y fonogramas de sonidos.

 

El pueblo japonés, eminentemente práctico, ante la complejidad de la escritura ideogramática inventó otras formas de escribir mas sencillas: los kanas (hirakana, katakana...). Se trata de medio centenar de códigos silábicos que transcriben los sonidos del idioma haciéndolo legible. Aunque al principio, los kanas, por su facilidad de aprendizaje fueron más utilizados por las mujeres, que por imperativo cultural no tenían posibilidad de acceso a la enseñanza, hoy su uso está totalmente implantado entre la totalidad de la población. En la actualidad el japonés culto maneja cerca de dos mil kanjis, con los que puede expresarse por escrito, combinándolos con el uso de los kanas.

 

La caligrafía es todo un arte inmerso en la espiritualidad que todavía se utiliza para expresar el contenido esencial del ser humano en numerosas escuelas imbuidas de principios zen, taoistas, budistas y/o sintoístas, tanto de Japón como de China y otros países del extremo oriente, siendo una expresión artística y espiritual genuina de estos pueblos. Incluso existen escuelas que utilizan los kanjis en un sentido sanador, dibujando sus trazos en el aire, acompañando movimiento y respiración con la intención del mensaje contenido en el ideograma. Esta técnica es un sistema que emplean algunas escuelas de QI QONG (literalmente trabajo con la energía) en su práctica diaria.

 

·   LA ESCRITURA IDEOGRAMÁTICA.

 

La escritura ideogramática se escribe de arriba a bajo y de derecha a izquierda, siguiendo una serie de normas que llevan implícitas el orden de los trazos y la dirección de los mismos:

 

  1. Primero son los trazos superiores y después se va descendiendo.

  2. Si el ideograma es compuesto primero la izquierda y después la derecha.

  3. El trazo va de izquierda a derecha y de arriba a bajo.

  4. Primero son los trazos horizontales y después los trazos que los cruzan perpendicular u oblicuamente.

  5. Primero son los trazos inclinados a la derecha y después los inclinados a la izquierda.

  6. Primero es la parte central del ideograma y después los trazos simétricos a ella.

  7. Primero es el exterior del ideograma y después los trazos interiores.

 

 

 De esta forma vamos a aproximarnos a la información integrada en los ideogramas que forman la expresión AIKIDO, forma de Budo ideada por el Gran Maestro, O Sensei, Morihei Ueshiba, que contiene las claves de la transmisión espiritual de un auténtico iluminado de nuestro tiempo. Claves conectadas profundamente con el núcleo de la sabiduría universal implícita en cada una de las tradiciones ancestrales de los pueblos del planeta. Estas tradiciones son diferentes puntos de vista con los que abordar un mismo tema: la trascendencia de este universo manifestado y de la humanidad como ente intermediario entre el Cielo y la Tierra.

 

Muchos son los lenguajes dependiendo de la cultura, la historia, la raza, la religión y en general del medio ambiente, pero todos los iluminados y, por extensión, todas las criaturas están alumbradas por la misma LUZ o Sol espiritual. Como dice O Sensei cada ser tiene su propio camino pero todos ellos confluyen en el Centro y, en nuestro contexto cristiano occidental, nos referimos a esta verdad cuando decimos que todos los caminos llevan Roma. De manera simbólica, para la cristiandad, esta ciudad sería una representación en la Tierra de ese centro espiritual en el que se concilian todos los opuestos y en el que es posible una comunicación directa con la divinidad, con el Origen.

 

 

·        ESTUDIO DE LOS IDEOGRAMAS

 

AIKIDO, por la naturaleza del idioma del que procede, siempre debemos, cuando usemos los kanjis, escribirlo en sentido vertical. La expresión se compone de tres ideogramas independientes, cada uno de ellos compuestos de la fusión de dos o más grafías.

 

En las fuentes habituales siempre encontraremos que Ai es unión, armonía, amor, Ki es energía universal y Do es camino o vía, por tanto estamos hablando del camino de la unión con la energía del universo. Esta es una traducción sencilla que en cuanto desplegamos la información contenida en cada ideograma se nos queda corta..  La falta de conocimientos precisos, a veces, nos lleva a errores como confundir el ideograma Ai de AIKIDO con Ai de amor que es totalmente diferente e implica ideas y significados dispares. Esto también sucede con la traducción de TAIQIQUAN, confundiéndose Qi de Taiqi con Qi de energía, siendo dos ideogramas que se pronuncian igual pero expresan cosas diferentes. Para los perspicaces decir que en el caso de QIQONG sí se trata del Qi de energía.

 

 

 

 

 

1.        AI (Hé en chino):

 

Literalmente indica unir, cerrar, paz. Está compuesto de dos partes, una superior de tres trazos que indica unidad y una inferior que significa boca, abertura (kou en chino) formada también por tres trazos.

 

 

 

La parte superior presenta una forma triangular, con dos líneas divergentes (el yin y el yang) que surgen de un punto superior (el principio u origen) y una línea horizontal que forma la base del triángulo (fuerza neutra conciliadora de opuestos). Esto nos traslada a ley metafísica del tres que simbólicamente se plasma en las triadas divinas de las diferentes tradiciones (trimurti hindú, trinidad cristiana, triada alquímica, etc...) Refiriéndose a un principio activo, uno pasivo y otro neutro que comunica a los dos primeros (padre, madre e hijo). Se trata de la triada superior a través de la que se manifiesta la unidad indivisible (Dios, Tao, etc...). En nuestra tradición judeo-cristiana se suele representar a Dios como un ojo insertado en un triángulo. Por todo ello ese significado relacionado con la unidad que se da a los tres trazos superiores del kanji.

 

La parte inferior presenta una forma cuadrangular y se refiere al cuaternario inferior, principio metafísico relacionado con la manifestación material (las cuatro dimensiones espacio-temporales), por ello su significado como boca que expresa o abertura vacía por la que emerge todo lo creado. Esa cualidad de vacío, vacuidad, es la que le permite ser la fuente de la creación.

 

Así que tenemos una triada superior, relacionada con el mundo de las causas, y un cuaternario inferior, relacionado con el mundo de la acción, que por si mismos producen la creación, el cosmos o universo conocido, que como su propio nombre indica (cosmética viene de cosmos) implica belleza, proporción y orden, es decir armonía.

 

Este ideograma podría resumirse en esta cita del Tao Te King: el 1 crea al 2, el 2 crea al 3 y el 3 crea a los 10.000 seres.

 

Todas están connotaciones y muchas otras que se pueden desarrollar podemos resumirlas en ARMONÍA.

 

2.        KI (Qi en chino):

 

Este ideograma se compone de tres partes, aunque las dos superiores, en si mismo, conforman un radical para muchos ideogramas, dándoles un significado en relación a espíritu, humo...,  y construyendo otros ideogramas como vapor, aire, etc...

 

El grupo superior, formado por tres trazos ondulados y ascendentes, está relacionado con el agua y más en concreto con el vapor y con las nubes, llevando implícito la relación agua-fuego, agua de Cielo. Este grupo representa un nivel celeste y también se puede relacionar con los tres principios (masculino, femenino y neutro; afirmación, negación y conciliación, etc.) con los que se inicia la creación.

 

El trazo medio indica una estructura intermediaria, una barrera que permite una relación entre dos naturalezas diferentes, teniendo relación con el nivel humano mediador entre el cielo y la tierra.

 

El trazo inferior a veces se simplifica con un aspa en forma de equis, pero tradicionalmente se dibuja en forma de una cruz con un pequeño trazo en cada uno de sus cuatro ángulos. Este ideograma implica diferentes significados, por una parte puede significar cereal, arroz, pero también puede representar un campo de cultivo con su tradicional división en cruz y sus cuatro pozos de agua. Pero la cruz, que es el número diez, implica lo perfecto. Tiene relación con el nivel terrestre.

 

Estas tres partes, que vuelven a expresar la ley de tres, al relacionarse posibilitan que las influencias del cielo generen y mantengan el mundo material, la madre tierra que nos provee de alimentos, y estos alimentos están contenidos en el ideograma son el aire, el agua y la comida sólida representada universalmente por el cereal (la diosa Ceres) que en oriente fundamentalmente es el arroz.

 

Hay quien ve en el ideograma a un hombre trabajando, el hombre es el trazo intermediario central que labora la tierra sujetando un haz de cereales, representado por la parte inferior, y los trazos superiores serían su sudor, su calor corporal, su exhalación que retorna al cielo. Todo un proceso de transformación.

 

Este ideograma ancestral nos transmite lo que no hace mucho la ortodoxia científica descubrió:

·        energía y materia son diferentes estados de una misma cosa.

·         la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma.

 

Por ello el kanji se ha venido traduciendo como “energía” o “fuerza”, también se ha relacionado con el temperamento y el espíritu que mueve a todo lo que existe, pero su traducción más correcta seria la de SOPLO VIVIFICANTE, energía creadora de vida, la chispa vital.

 

Hay un solo Ki que se reviste de diferentes cualidades dependiendo de su función específica, pero ese es otro tema que ya trataremos, así como de su captación, circulación, transmisión y almacenamiento.

 

•    DO (Dao, antiguamente Tao, en chino):

 

Este ideograma es sumamente importante y, desde luego, no implica tan solo un camino o una enseñanza, su aplicación más correcta en este contexto es de vía, como dice el precepto clásico del budo: “Quien se queda en la técnica pierde la vía”, quien se queda en lo concreto y rutinario, se niega lo sublime y sutil. Para acercarnos a las profundidades de este kanji podemos recordar lo que nos dice al respecto el Tao Te King: “Existe una fuerza inconmensurable en el universo que da origen y entretiene a todas las cosas, como no sé su nombre, le llamo Tao” o también “El Tao que puede ser nombrado no es el Tao de lo absoluto”.

 

El ideograma en sí está compuesto de dos grupos de trazos. El primero en escribirse contiene el ideograma de “ojo” que junto a los trazos superiores nos indica: cabeza, cuello, cima, reverencia, orden y organización. El segundo, sobre el que reposa el anterior, esta conformado por un radical que contiene “camino” y “pie” y significa: camino, vía, ir, progresar o avanzar. Globalmente implica avanzar guiados por la mente superior representada por el tercer ojo, ajna chakra hindú o inn tram para los chinos, donde reside el don de la clarividencia, la luz interior. Por tanto estar en la vía conlleva la unión de pensamiento, sentimiento y acción; como diría O Sensei mantenerse firme en el puente que comunica el Cielo con la Tierra. Para los orientales es en el corazón donde reside el espíritu inmortal y desde el se dirige la mente. El cerebro, para ellos, no es más que un valioso almacén de datos al servicio de la esencia.

                                                             

 

 

·   TRAZADO DE LOS IDEOGRAMAS DE AIKIDO

 

 

 

 

 

ver animación aproximada

 

·    PARA FINALIZAR

 

Bien, ya hemos vislumbrado lo que implican los ideogramas de Camino, Armonía y Energía. Con toda esta información podemos saborear la trascendencia del mensaje que nos transmitió O Sensei e imaginar todas las connotaciones en las que podemos indagar.

 

Toda una vivencia interior de autoconocimiento que no necesitamos esforzarnos en buscar, pues esta ahí presente y disponible para todos nosotros, sólo debemos abrirnos a su encuentro, guiados por las huellas que dejaron otros/as caminantes que con sabiduría lograron cruzar la puerta y llegar a ese Centro inmutable que nos conecta a todos y que hace realidad la frase TODOS SOMOS UNO.

 

Buen viaje en esta oceánica aventura de la Conciencia, con la ayuda del Cielo y de la Tierra llegaremos, como Ulises llegó a Ítaca, a buen puerto.

 

 

 

Francisco Sánchez Molinero

paco_gaia@yahoo.es

 

 

VOLVER PAGINA ANTERIOR

VOLVER PAGINA PRINCIPAL